Documentos

RECOMENDACIONES DESPUES DE UNA SESION DE AYAHUASCA

El trabajo con Ayahuasca puede “mover” profundamente. Puede hacer que material de nuestro inconsciente emerja a la superficie no sólo durante las sesiones, sino también después. A veces esto se hace muy notable los días posteriores al taller. Pueden aparecer sensaciones de vulnerabilidad, de apertura, de extrañeza, de descubrimiento, de que los sentimientos cambian rápidamente, de amor o unidad, o sentimientos que te resulten incómodos. Los recuerdos emocionales y físicos activados en las sesiones pueden seguir manifestándose; en ocasiones, incluso, como síntomas corporales.

Algunas personas se sienten muy reactivas o impacientes con los demás, especialmente con aquellos que tienen muy cerca (pareja, padres, hijos, colegas, etc.); mientras que otras experimentan una sensación de gran apertura y aceptación. Es importante reconocer esto como parte del proceso. Date tiempo hasta que se establezca un nuevo equilibrio interno y aunque es posible que te plantees tomar decisiones importantes, permítete entonces que la decisión se asiente y se integre, antes de realizar cambios vitales. ¡Una buena decisión supera la prueba de las 48 horas!

Te recomendamos que seas especialmente amoroso/a contigo después del taller, permitiendo el tiempo y el espacio necesarios para procesar e integrar el material que pueda emerger.

Estas son algunas de las maneras en que puedes cuidarte después del taller:

Dormir algo más de lo habitual.

Beber mucha agua para facilitar la depuración corporal.

Tener contacto con la naturaleza y/o propiciar momentos agradables como un baño relajante, buena alimentación, escuchar música, etc.

Realizar ejercicio físico suave, yoga, expresión corporal, danza, tai-chi, etc.

Meditar.

Pasar tiempo a solas y encontrar un ritmo adecuado para cumplir con las obligaciones cotidianas.

Hablar con amigos u otras personas que te apoyen, que puedan comprender y validar tu experiencia., pero escoge cuidadosamente las personas con las que comentas lo que has vivido y lo que sientes; si es tomado con ligereza o no te sientes respetado/a puedes sentirte incómodo/a por haber hablado de ello. También te pedimos que no comentes las experiencias de otros participantes pues deben ser tratadas con confidencialidad.

Ingerir alimentos que te ayuden a mantenerte arraigado (azúcar, miel, proteínas), si sientes que lo necesitas, pero procurar no tomar carne de cerdo ni derivados durante los días siguientes.

A veces aparece alguna molestia leve como un resfriado, dolor de cabeza, dolor muscular, diarrea, etc.; seguramente es parte de procesar y depurar. En general no requiere más que cuidarte adecuadamente con “sentido común” (descanso, beber agua, etc.)

Puedes contactar con tu terapeuta o con cualquier sistema de apoyo que tengas, si sientes que necesitas ayuda para integrar la experiencia o si hay dificultades que perduran. Aunque muchos terapeutas no están familiarizados con la Ayahuasca, es conveniente que le expliques tu vivencia para integrarla en el marco del proceso que ya lleváis adelante. También puedes mantener contacto con otros miembros del grupo y/o llevarte algún número de teléfono de otros participantes para que podáis comentar las vivencias y apoyaros si es necesario.

Recuerda que el darte cuenta de que estas sensaciones de apertura, vulnerabilidad, etc. son parte de tu proceso, es el primer paso de integración, También es importante reconocer este proceso corno algo interno, con la madurez de saber que tus sentimientos están, seguramente, mucho más relacionados con tu realidad y tu movimiento interno, que con las personas que te rodean.

Ponte en contacto conmigo si tienes alguna duda, o necesitas apoyo después del taller. Esperamos que la experiencia con la Ayahuasca contribuya en la exploración de tu propia sabiduría y en tu bienestar.

FERNANDO LATORRE

© Todos los derechos reservados.

Share